MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Miercoles 19 de Septiembre del 2018 - 12:08 AM

Toni Kroos: espíritu obrero, talento natural y palmarés estelar al servicio de Alemania

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – “Toni Kroos es un modelo para mí …”, dice Ben Ole. El mediocampista Sub-15 del Greifswald nunca ha visto al jugador del Real Madrid, pero se enorgullece de pisar el mismo césped y sentarse en el que fue el vestuario de su ídolo, que lanzó sus primeros pelotazos en esta pequeña ciudad de la antigua RDA, a orillas del Mar Báltico.

Que Toni Kroos no vuelva nunca por Greifswald, donde su padre todavía entrena al primer equipo, no parece entristecer a nadie. La luz que el astro emigrado proyecta sobre su ciudad natal, de 50.000 habitantes, basta para glosar su figura.

“Mantiene el contacto a través de Whatsapp para felicitar los cumpleaños, o en ocasiones especiales”, comenta su ex entrenador, Wolfgang Töller, más que orgulloso de haber hecho debutar en su día a todo un campeón del mundo. “Bueno … las respuestas no llegan al minuto, pero seguimos teniendo relación de amistad con sus padres. Todos estamos muy orgullosos de Toni, siempre comentamos sus actuaciones”.

– Cayó el muro, nació una estrella –

“Era allí”, señala. “Aún puedo verlo, tenía seis años e iba de la mano de su padre, que nos preguntó si podía participar en el entrenamiento con los jóvenes. Pensamos ‘¿por qué no?’, e inmediatamente fue tan bueno que al final le dijimos que podía regresar cuando quisiera. Era tres años menor que el resto, pero ya destacaba por su colocación, su naturalidad”.

Hartmut Schmidt, de 64 años, compartía con su amigo Wolfgang la responsabilidad de los equipos juveniles en ese momento, y resalta como el pequeño Toni aún no acudía al colegio ni sabía escribir. “Recuerdo cómo su madre le sostuvo la mano para que firmara su primera licencia”, explica Schmidt.

Nacido dos meses después de la caída del muro de Berlín, en lo que durante algunos meses todavía fue la RDA comunista, Kroos creció en un ambiente obrero, simple pero cálido, donde se valora el trabajo y el esfuerzo.

Su talento, y el de su hermano Félix (actual futbolista de segunda división, con el Union Berlin), se suma al gen deportista de su padre, ex jugador del Greifswald, y su madre, ex campeona de bádminton para la RDA. “Cuidaron mucho a sus hijos. Se ocuparon de su nutrición, su descanso y todo lo importante para un atleta”, dice Töller.

– Corazones madridistas –

Fue a los 12 años cuando le descubrió el Hansa Rostock, el gran club de la región; aunque le acompañó su padre, contratado como entrenador de la Sub17, y la familia entera se acabó mudando para iniciar un viaje que pronto se convertiría en un cuento de hadas.

A la edad de 16 años, ingresó en el centro de entrenamiento del Bayern de Múnich, donde comenzó como profesional en 2007. Tras pasar por Leverkusen y regresar al Bayern, finalmente firmó con el Real Madrid en 2014. Hoy es cuatro veces ganador de la Liga de Campeones y campeón del mundo con Alemania.

“Cuando el Real se enfrentó al Bayern en la Liga de Campeones, nuestros corazones latieron por el Madrid”, admite el ex entrenador Harmut Schmidt, en sintonía con los adolescentes de la Sub-15, también devotos de ‘Toni’.

“Podemos estar orgullosos de que una gran estrella como él haya aprendido a jugar al fútbol en Greifswald”, señala con admiración el joven Ben Ole, sentado en la pequeña tribuna del estadio municipal. “En cuanto alguien menciona Greifswald, pensamos en Toni Kroos. Es un todo un honor”.