MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Sábado 16 de Diciembre del 2017 - 12:54 PM

Tavecchio, un personaje polémico y acusado de racista y homófobo

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – Antes de ser responsabilizado por el fracaso de Italia al quedar fuera de Rusia-2018, Carlo Tavecchio, el dimisionario presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIFC), había sido criticado durante su mandato de racista, antisemita y homófobo.

En noviembre de 2015, tuvo que dar explicaciones por una entrevista no publicada en el portal Soccer Life.

En ella, habló de la compra de la sede de la Liga de Fútbol Amateur por parte de “un tal Anticoli, un judío”. “No tengo nada en contra de los judíos, ¡eh!”, matizó antes de decir al periodista que “más vale tenerles respeto”.

Posteriormente, hablando de un exdirigente federativo, Tavecchio preguntó al periodista “si es verdad que es…?”. “¿Homosexual? Sí”, le cortó el entrevistador.

“No tengo nada en contra de ellos, pero que les alejen de mí. Yo soy completamente normal”, espetó Tavecchio.

Antes, en julio de 2014, justo antes de su elección, Tavecchio, entonces vicepresidente de la FIFC, declaró: “”Aquí tenemos a ‘Opti Poba’ que antes estaba comiendo plátanos y ahora juega de titular en la Lazio de Roma”.

Este comentario, que parecía hacer referencia al centrocampista francés de la Juventus Paul Pogba, levantó mucha polémica en Italia y le valió una sanción de seis meses de la UEFA.

Tavecchio fue fiel a su carácter polémico hasta el final y en la rueda de prensa en la que anunció su dimisión este lunes se vivieron momentos surrealistas, en los que incluso se puso a hablar en francés.

“Si hubiésemos marcado un gol, yo sería un grande, pero al final sigo midiendo 1m61”, dijo sobre la eliminación de la Azzurra ante Suecia.

“¿Un error que lamente? No haber ido al descanso al vestuario de San Siro para cambiar de entrenador”, dijo en otro momento sobre el ya exseleccionador Gian Piero Ventura.

Para aquellos que reclamaban su marcha para dejar paso a los jóvenes, el veterano dirigente de 74 años contestó: “Quieren convencerme de que estoy cansado, pero si alguien quiere venir a dormir conmigo (a la cima) al Sassolungo, vamos mañana”, refiriéndose a una de las montañas más altas de los Dolomitas.

También defendió su gestión, asegurando que era el responsable de que el fútbol italiano tenga cuatro representantes en la próxima Liga de Campeones y de que haya dirigentes italianos en puestos de responsabilidad en UEFA y FIFA.