MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Martes 19 de Noviembre del 2019 - 5:11 PM

Serena-Sharapova, el plato fuerte del arranque del US Open

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – Serena Williams quiere hacer historia en el US Open y la rusa María Sharapova está en el camino: las excampeonas se enfrentan este lunes en el primer día del torneo, en el que también debutan el campeón defensor, Novak Djokovic, y el siempre favorito Roger Federer.

Williams, octava en el ranking mundial, busca en Nueva York su vigésimo cuarto título de Grand Slam para empatar el récord de la australiana Margaret Court.

Todo comenzó aquí, en 1999, cuando venció a Martina Hingis. El Abierto de Estados Unidos, el último Grand Slam del año, fue su primer gran título, que ganó en otras seis oportunidades.

La tenista de 37 años vuelve al estadio Arthur Ashe un año después de perder la final ante Naomi Osaka (1) en un partido polémico en el que tachó de sexista al árbitro Carlos Ramos, que este año no oficiará ningún partido en el que esté Serena o su hermana Venus.

“Es una decisión colectiva”, dijo la presidenta de la Asociación de tenis de Estados Unidos, Stacey Allaster. “Queremos enfocarnos en la competencia”.

Ramos sancionó a Williams con un juego (2-6, 3-5 en ese momento) tras recibir tres warnings, el último de ellos por llamarle “mentiroso” y “ladrón”.

Williams y Sharapova, ganadora del US Open en 2006 y hoy en el puesto 87 de la WTA, se han enfrentado 21 veces, con 19 victorias para la estadounidense.

Aunque la última vez que midieron fuerzas, en Roland Garros de 2018, la rusa salió victoriosa.

Williams se retiró de su partido inaugural en el torneo de Cincinnati, que sirve de preparación para el US Open, por una lesión en la espalda.

Su encuentro comienza a las 19h00 locales (23h00 GMT).

Le sigue el juego entre Federer y el indio Sumit Nagal. Más temprano juega Djokovic con el español Roberto Carballes Baena.

– “Extra de confianza” –

Federer asegura que ha pasado la página de su épica derrota ante ‘Nole’ en la final del Wimbledon, y que llega en buena forma al último Grand Slam del año, que se extiende hasta el 8 de septiembre.

“No me había sentido tan bien en años en el US Open, lo que es inspirador”, dijo por estos días en una rueda de prensa. “Estoy listo para el US Open, va a ser un torneo difícil de ganar, sin duda, pero siento que estoy en el grupo que puede hacerlo”.

Nadie tiene duda de eso. El suizo de 38 años, que tiene el récord de torneos de Grand Slam con 20, junto a Djokovic y el español Rafael Nadal (2) parten como grandes favoritos.

Después de tener doble punto para campeonato, Federer perdió la final del Wimbledon de casi cinco horas ante Djokovic.

“He tenido derrotas duras en mi carrera, pero también grandes victorias”, señaló el suizo, que aseguró tuvo poco tiempo para lamentarse gracias a una vacación familiar.

“A veces tienes recuerdos, pude haber hecho esto o lo otro, pero al día siguiente estás con una copa de vino junto a tu esposa y comienzas a pensar: ‘la semifinal fue muy buena, hasta la final lo fue'”.

“La forma como jugué me dará un extra de confianza”, añadió optimista.

Hablando de derrotas, Federer sufrió la más rápida en 16 años al caer ante Andrey Rublev en la tercera ronda de Cincinnati, en un partido que duró apenas 62 minutos… aunque dijo que no es algo que le preocupe mucho, más bien, que le sirve de concentración para Nueva York.

Desde que el argentino Juan Martín del Potro, hoy convaleciente de una operación en la rodilla, rompió en 2009 su seguidilla de cinco US Open seguidos, Federer solo llegó a la final una vez, en 2015 ante Djokovic, que se quedó con el título.

El año pasado cayó en la cuarta ronda con el australiano John Millman.

Djokovic, que sólo se cruzaría con Federer en las semifinales y con Nadal en la final, busca su décimo séptimo título en torneos de Grand Slam, que lo colocaría a uno de empatar la marca del español y a tres del suizo.

“Es algo que aún está lejos, pero me coloca en un nivel de responsabilidad, porque estoy apuntando a eso, es una definitivamente una de mis ambiciones y metas”, indicó el serbio de 32 años.