MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Viernes 22 de Noviembre del 2019 - 8:46 PM

Sele toca la puerta

Posted on

Share this on anywhere you want!

Después de dos partidos la Selección Nacional logró poner un pie en la hexagonal clasificatoria al Mundial de Rusia 2018.

 

Haití, en casa, y Panamá como visita, dibujaron los caminos trazados por el equipo nacional. La conclusión es contundente: a nuestra selección le es más fácil ganar jugando como visitante que como local.

 

Este camino no es nuevo. Para el Mundial del 2002 se dio la misma ruta. Costa Rica consiguió más puntos de visita que en casa.

 

Repasando el dibujo táctico, con posicionamiento, el técnico nacional se empotró en un sistema defensivo con cinco hombres en el fondo, cuatro en el medio y un punta. Contra Haití un contención y frente a Pamá dos de marca. Bloque cerrado en 30 ó 40 metros donde todos marcan o al menos estorban. Apostando a la velocidad de los jugadores para llegar en contraataque.

 

Gamboa y Matarrita desde atrás, Campbell, Ruíz y Ureña del medio hacia adelante. Todos en desdobles planos, verticales, con algunas diagonales, por lo general hacia adentro,  con o sin balón de los de arriba.

 

Esa idea en estos dos partidos ratifica que a la Selección le es más difícil ganar en casa.

 

Si echamos una mirada al partido de Haití, a Costa Rica le costó mucho ganar, al tener a los haitianos recostados en su área. Es decir: achicando espacios de maniobra y desconectando los fusibles del “rompimiento rápido tico”, maniatando de esa forma los jugadores veloces al reducirles el espacio.

 

Con esta lectura sacamos la primera conclusión. La Selección tiene muy pocas variantes en ofensiva. Depende entonces del contraataque, jugadas de balón quieto o un conejo bajo el sombrero de algún jugador.

 

Contra Panamá se vio la misma película. Aunque los panameños trataron de forzar la salida con balón dominado de los nuestros, fue una jugada de balón parado la que revolucionó el partido.

 

Costa Rica anotó y en dos minutos los canaleros salieron, como siempre después de una anotación encontra, desordenados de su esquema. Con un pase largo la Selección salió de la madriguera  y marcó un segundo gol. El resto fue un manejo del partido, poco elegante, pero fructífero.

 

Es complicado explicar desde un punto de vista táctico defensivo cómo el equipo nacional tuvo a su portero como salvador en muchas jugadas. Situación que certifica una vez más que dimos al rival muchas ocasiones reales de gol.

 

Sin embargo es importante resaltar que la Selección defendió relativamente bien y con una intensidad muy significativa, guardando el posicionamiento en la fase defensiva. Sin duda el equipo se siente más cómo cerca de su área.

 

En marzo del próximo año Jamaica nos espera. A parte de ser un buen rival, es un partido especial para nuestra selección. Desde ahora podemos, sin muchos videos, visualizar la misma película vista en Panamá.

 

Un partido con Costa Rica echado atrás, buscando el contraataque o forzando jugadas de bola quieta. Tendremos espacio para correr, al estar urgidos los jamaiquinos por ganar. Así en una jugada de balón largo o de recepción larga (como la llama Guardiola), sin mucho detalle y elaboración, el partido se presenta ideal para el dibujo táctico de la Selección.

 

Estamos tocando la puerta de la clasificación hacia la hexagonal final. Lo mejor debe estar por llegar. Lo peor ya es historia.