MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Miercoles 21 de Noviembre del 2018 - 10:14 AM

NO ES DOLOR, ES FRUSTRACIÓN

Posted on

Share this on anywhere you want!

Los datos son contundentes. De los ultimos 20 juegos, Costa Rica ha perdido 12, y ahora acumula 10 consecutivos sin victoria. Cuatro derrotas seguidas, ante Corea del Sur, Japón, México y Colombia.

Y penúltimo en el mundial de Rusia, despues de una tímida actuación, muy diferente a la lograda cuatro años antes en Brasil.

La generación de Brasil se devaluó en Rusia, y la actitud valiente de entonces ahora es solo un hermoso recuerdo.

Cuatro fechas FIFA han servido para confirmar los serios problemas que vive la Selección al tener que depender de jugadores sin ritmo y sin objetivos claros en cuanto a estilo de juego y objetivos grupales.

Da la impresión de que estos partidos llegaron en un momento complicado para la mayoría de los convocados y para el interinato de Ronald González, que previendo lo que vendría, antes del juego ante Colombia ya habló con claridad diciendo que los resultados no importaban en estos juegos sino el rendimiento individual y grupal.

Conceptos que cuesta digerirlos. Máxime cuando usted observa otros equipos tambien con técnicos interinos y en proceso de renovación o transición.

Da gusto ver la forma en que viven los partidos los jugadores de Colombia, la unión de grupo de Chile, la entgrega y el coraje de México, y la ambición de Estados Unidos.

Analice usted la pasividad de los ticos, el desorden defensivo en la mayoría de los encuentros, y el nulo ataque, más carencias groseras en movimientos grupales claves. Y sobre todo, la ausencia de dinámica y energía.

Este es el panorama que se le ofrece al nuevo técnico Gustavo Matosas que ya confirmó que asumirá el puesto en enero próximo.

Del uruguayo cabe esperar un ojo clínico a la hora de su próxima convocatoria, sustentada en la visitas que hará a todos los estadios de la primera división. Hay que remozar la lista de legionarios, y ser más exigentes con su estado físico y de rendimiento.

Y esperar su propuesta de trabajo y el estilo de juego que le presentará a todo el país.

Tiene razón Kendall Waston cuando dice que el país está parado de uñas con la Sele, por el dolor que dejó su actuación en Rusia.

Dolor y frustración que solo mucho trabajo y cambio radical de actitudes, podrán transformar para recuperar la imagen devaluada de nuestro fútbol.

Por ahora, solo Gustavo Matosas nos podría devolver la ilusión, y el corte de uñas.