MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Miercoles 21 de Noviembre del 2018 - 9:42 AM

Medias Rojas campeones: Un triunfo de equipo, con todas las de la ley

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – Los Medias Rojas de Boston se coronaron el domingo campeones de la 114ª Serie Mundial de béisbol con todas las de la ley al prácticamente arrollar a los Dodgers de Los Ángeles, que fracasaron por segundo año consecutivo en la final.

Los patirrojos se llevaron el Clásico de Otoño por cuatro partidos a uno luego de su triunfo dominical de 5×1, para su noveno título histórico y el cuarto en los últimos 15 años.

Los Dodgers venían con mucho desgaste, ya que habían eliminado a los Cerveceros de Milwaukee en el máximo de siete juego para titularse previamente en la Liga Nacional, mientras que los Red Sox siempre estuvieron cómodos en sus topes previos de Playoffs, destronando incluso a los anteriores campeones, los Astros de Houston, también en cinco partidos (4-1).

La novena angelina se convirtió en el primer equipo en llegar a la Serie Mundial en años consecutivos desde que los Reales lo hicieran en 2014 (perdieron ante Gigantes) y 2015 (ganaron a Mets), pero una vez más los Dodgers se quedaron con las ganas de levantar el trofeo.

La última vez que los californianos ganaron una Serie Mundial fue en 1988, cuando derrotaron a los Atléticos de Oakland. El año pasado perdieron ante los Astros, y este era su vigésimo viaje al Clásico de Otoño.

Los Dodgers, franquicia histórica que comenzó jugando en Brooklyn, cuentan seis títulos de Serie Mundial.

Por su parte, Boston sumó así su cuarto título de este siglo (2004, 2007, 2013 y 2018), el noveno en general, y se consagra como el cuadro más condecorado desde el cambio de milenio, que acabó con una larga sequía de títulos.

– Milenio invicto –

Luego de 86 años sin saborear las mieles del triunfo en una Serie Mundial, los Medias Rojas alzaron el trofeo en 2004 y, desde entonces, están invictos en cuatro apariciones en finales, imponiéndose en 2007, 2013 y 2018. El otro equipo sin derrota en esas lides son los Gigantes de San Francisco (2010, 2012 y 2014).

Los Cardenales de St. Louis también han disputado cuatro Series Mundiales desde 2000, aunque con repartida suerte: ganaron en 2006 y 2011 y perdieron en 2004 y 2013, las dos derrotas precisamente ante Boston.

Divididos resultados han cosechado también Reales de Kansas City (perdieron en 2014 y ganaron en 2015) y Filis de Filadelfia (ganaron 2008 y perdieron en 2009); así, en ese período, los Dodgers se han revelado como los peores finalistas con dos visitas e igual cantidad de reveses.

– Cora, factor determinante –

Además de la unidad del plantel de los recién proclamados campeones, su manager  Alex Cora ha sido uno de los artífices del éxito, tanto para que el equipo alcanzara 108 victorias en la campaña regular, como para que venciera en postemporada a Yankees de Nueva York, Astros y finalmente Dodgers con relativa facilidad.

Con este triunfo, el puertorriqueño Cora culmina un sueño como capataz de los Medias Rojas, al convertirse en el segundo manager latinoamericano en ganar el título después del venezolano Ozzie Guillén (2005 con Medias Blancas).

También es el quinto entrenador debutante en coronarse en una Serie Mundial, uniéndose a los históricos Bucky Harris (Senadores-1924), Eddie Dyer (Cardenales-1946), Ralph Houk (Yankees-1961) y Bob Brenly (Diamondbacks-2001).

“Todo comienza con los jugadores, desde el primer día en el campo de entrenamiento. Boston está ahora mismo como debe estar Puerto Rico, una locura total”, celebró Cora tras ganar la Serie Mundial.

Al final, los jugadores coincidieron en un mismo análisis: “Todos somos una gran familia. Eso fue lo fundamental”, fue la valoración más repetida en el festejo.

Por eso es muy difícil elogiar a un jugador en particular, desde el MVP Steve Pearce a Mookie Betts y el cubano J.D. Martínez -los jonroneros del último partido-, hasta los lanzadores David Price, Chris Sele, Nathan Eovaldi, Joe Kelly y otros toleteros como Andrew Benintendi y Jackie Bradley Jr.

El de Boston fue un triunfo histórico, contundente y con todas las de la ley. Pero sobretodo fue una victoria de equipo.