MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Jueves 21 de Marzo del 2019 - 5:44 AM

Marcelo Gallardo, una maldición en citas mundiales

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – Marcelo Gallardo es historia viva de River Plate y haber guiado al título de la Copa Libertadores a su equipo ante Boca Juniors en la final de Madrid del pasado 9 de diciembre le reserva un lugar eterno, pero el título mundial se le seguirá resistiendo.

No pudo conseguirlo ni vistiendo la camiseta de Argentina, ni con River Plate, fuera como jugador (Copa Intercontinental 1996) o como entrenador (Mundiales de Clubes de 2015 y ahora de 2018).

La caída inesperada este martes en semifinales del Mundial de Clubes de Emiratos-2018 ante el Al Ain emiratí, el equipo local, prolongó esa particular maldición del ‘Muñeco’ Gallardo.

“La ilusión y las ganas estaban. Pero había que ganar el partido de hoy. El partido fue muy raro. No tuvimos el foco preciso para jugar con determinación”, admitió en conferencia de prensa tras la derrota ante los anfitriones.

– River Plate: no hay dos sin tres –

En la Copa Intercontinental de 1996, River Plate aspiraba a reconquistar diez años después de su corona de 1986 el título en el torneo antecedente del actual Mundial de Clubes, pero no lo consiguió.

Gallardo formaba parte de aquel plantel, pero no jugó, al contrario que el actual director deportivo de River, el uruguayo Enzo Francescoli, que fue titular. La fortuna no acompañó y la Juventus se impuso por 1-0 en ese partido en Tokio.

“Ellos jugaron mejor el primer tiempo, nosotros el segundo. Hicieron un gol y quebraron el partido. Nosotros podíamos haber marcado un poco antes, en una pelota al palo, pero nos ganaron bien”, recordó Francescoli en una entrevista con la AFP en Emiratos Árabes Unidos.

Ya como entrenador, Gallardo lo intentó también en el Mundial de Clubes de 2015, de nuevo en Japón.

El equipo empezó ante el representante del país anfitrión, el Sanfrecce Hiroshima, ante el que los ‘Millonarios’ tuvieron que sudar para ganar en Osaka por un corto 1-0, gracias a un tanto de Lucas Alario en el minuto 72.

En la final, River Plate se medía a un FC Barcelona muy fuerte y que no mostró fisuras: un gol de Lionel Messi y un ‘doblete’ del uruguayo Luis Suárez pusieron el contundente 3-0 para el equipo azulgrana.

– Mala suerte con Argentina –

Con la selección argentina, Gallardo no tuvo fortuna en las grandes citas.

Fue campeón panamericano en 1995, pero en la Copa del Rey Fahd (actual Copa de las Confederaciones) de ese año y en los Juegos Olímpicos de Atlanta-1996 vio cómo Argentina perdía la final, aunque sin su participación en el duelo decisivo.

Su primer Mundial FIFA se había dado unos años antes, en Italia-1991 en categoría Sub-17, donde Argentina fue tercera.

Pero la primera gran cita absoluta mundial para él fue la de Francia-1998, a la que llegó con problemas físicos, aunque pudo jugar tres partidos, uno de ellos como titular, antes de que Argentina se despidiera en cuartos de final ante Holanda.

Cuatro años más tarde, las lesiones volvían a frenarle en el Mundial-2002, donde entró en la lista de su país, pero sin poder jugar en esa ocasión, en la que Argentina se estrelló al quedar eliminada en la primera fase.

La fortuna, como siempre que se ha enfrentado al reto de ser campeón del mundo, le fue esquiva.

Emiratos-2018 no será el lugar donde rompa la maldición.