MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Lunes 14 de Octubre del 2019 - 1:59 AM

Lyles, Coleman y el juego de tronos del atletismo

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – Con Usain Bolt retirado desde 2017, el atletismo es un reino con el trono vacante desde entonces. El Mundial de Doha, que comienza este viernes, es la primera gran oportunidad para que figuras como los estadounidenses Christian Coleman y Noah Lyles se postulen para asumir ese honor.

Coleman llegó a temer por su presencia en esta cita catarí.

A finales de agosto se conoció la noticia: el velocista de 23 años podía ser suspendido por haber faltado en tres ocasiones a sus obligaciones sobre la localización para la realización de controles antidopajes.

Tres ‘no show’ en menos de un año que le dejaban con pie y medio fuera del Mundial y con los Juegos de Tokio-2020 en serio riesgo.

Pero el pasado 2 de septiembre Coleman pudo respirar tranquilo. Un error de la Agencia Estadounidense Antidopaje (Usada) en la fecha de registro de la primera falta le permitió evitar la sanción, ya que las tres faltas se habrían producido en un periodo superior a un año, lo que llevó a la propia Usada a retirar los cargos contra el deportista.

“Es una vergüenza para la Usada que este caso se haya hecho público (fue revelado por el diario británico Daily Mail), que pidan a los atletas seguir un reglamento que ellos mismos no entienden”, dijo Coleman en un vídeo para defenderse.

En Instagram, Coleman se presentó como el “mayor abogado para un deporte limpio”.

“Nunca he dado positivo y nunca daré positivo”, sentenció.

Coleman estará por lo tanto en los ‘starting blocks’ en Doha-2019, inscrito individualmente en las pruebas de 100 y 200 metros.

En los 100 metros fue subcampeón en el Mundial de Londres, sólo superado por su veterano compatriota Justin Gatlin y por delante del mismísimo Usain Bolt, que tuvo que conformarse con un bronce.

Coleman lidera además los tiempos de 2019 en los 100 metros con 9.81, cinco centésimas de segundo más rápido que el segundo hombre más veloz este año en la línea recta, su compatriota Lyles.

El reto de Coleman será triple, ya que individualmente competirá en los 100 y 200 metros, y formará parte del relevo 4×100 metros, por lo que aspira a un triplete estelar de títulos que haría recordar lo que conseguía Bolt casi como una rutina durante sus mejores años.

– Sin pensar en el récord –

Pero no lo tendrá fácil, especialmente en los 200 metros, donde Lyles llega como favorito.

El genial velocista de 22 años es el cuarto hombre más rápido de la historia en los 200 metros, con el 19.50 que le permitió ganar en julio en Lausana y liderar el ránking de tiempos de 2019 en la media vuelta de pista.

Sólo ha perdido este año una carrera en los 200 metros, contra su compatriota Michael Norman (con un 19.70 en junio en Roma).

Lyles no estará en los 100 metros, por lo que no aspira al mismo triplete que Coleman, pero ganar ese título en los 200 metros e incluso acercarse todavía más al récord mundial de Bolt (19.19, logrado hace una década en Berlín) le convertiría seguramente en uno de los protagonistas del Mundial. O puede que en la gran estrella de esta edición.

“No estoy pensando en el récord del mundo. Si piensas demasiado en batirlo, no lo consigues”, afirmó a principios de este mes en Bruselas, tras sellar el doblete de títulos 100-200 metros en la Liga de Diamante de esta temporada.

Otras figuras pueden aspirar también a ser protagonistas en este Mundial, aunque de entrada en disciplinas menos mediáticas.

Es el caso del noruego Karsten Warholm (400 metros vallas), el cubano Juan Miguel Echevarría (salto de longitud), la venezolana Yulimar Rojas (triple salto) o la rusa Maria Lasitskene (salto de altura), que están entre los grandes favoritos en sus pruebas.

No estará en la batalla el que muchos etiquetaron como el ‘nuevo Bolt’ antes del anterior Mundial, el sudafricano Wayne Van Niekerk, vigente bicampeón mundial (2015, 2017) y olímpico (2016) de 400 metros, que arrastra secuelas de una lesión que sufrió en octubre de 2017.

El trono de Bolt busca un nuevo ocupante.