MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Viernes 18 de Octubre del 2019 - 4:10 PM

Los niños y su amigo “El 30”.

Posted on

Share this on anywhere you want!

Los niños y su amigo “El 30”.Ayer por la tarde llegué a Costa Rica, una semana después de haber competido en los Juegos Olímpicos en Río.

Creo que la mayoría de los atletas pasamos por algo similar a un “duelo” luego de competir, le pasará al segundo lugar como hasta al que no pudo terminar la competencia; preguntándonos que pudimos haber hecho mejor? y por supuesto cómo puedo mejorar?.

Hoy inicié mi primer sesión del día buscando profundamente esa energía y motivación necesaria para darle forma a mi siguiente gran reto : El Campeonato Mundial de Triatlón Xterra (Maui, Hawaii), venía pensativo pero al llegar a casa vi como un grupo de niñitos corrieron hacia mi carro gritando mi nombre y deteniéndome por completo para darme la mano y hacerme mil preguntas interesantes cuales fueran periodistas profesionales

Vi en sus caritas ojos de sinceridad, alegría, ilusión, vi en ellos un espejo de mi muchos años atrás, en segundos me habían encendido y contagiado de su natural felicidad

Ellos , mis vecinitos de entre 7 a los 13 años fueron narrando con detalles toda mi competencia y sobre todo lo que para ellos significaba que yo hubiese terminado en el puesto 30, sinceramente me mordía los labios y tragaba saliva con dificultad, las emociones se apoderaron de mi.

Al finalizar la charla todos me chocaron la mano o sus puños, somos de los mismos claro esta, acto seguido me preguntaron que tenia que hacer? . Les respondí que debía ir a cambiarme porque aún me faltaba correr 40 minutos como entrenamiento. Inmediatamente me preguntan de nuevo:
Leo y por qué vas a correr de nuevo si ya competiste ?

Respire profundo porque ni yo tenía clara la respuesta en ese momento pero uno de ellos se me adelantó :

“Diay porque ahora quiere quedar de 29 del mundo”

Tanta verdad en esos niños, tanta sencillez para explicarme ellos ni de 14 años que el ser humano siempre debe salir adelante , transformarse, evolucionar y luchar para ser mejor.

Seguí mi camino hacia casa, ellos continuaron su mejenga mundialista. Pero pocos minutos después
todos llegaron con bicicletas y en conjunto gritaban fuera de casa : LEO LEO LEO, EL 30, El 30.

No dudé en abrir la puerta, una vez más conmovido y sorprendido, tampoco me dejaron decir palabra, simplemente me pidieron “LEO podemos acompañarte en bici en tu entrenamiento ?”.

Me sentí muy feliz, salí con todos juntos a recorrer las calles del barrio echando piques y poniéndole cada vez mas rápido.

Al terminar reflexioné de que en Costa Rica aún debatimos si se debe apoyar más al deporte con recursos, con infraestructura, educación y no tomamos decisiones, mientras en otros países en cambio compran tanques de guerra.

Hoy estos niños tienen claro que debemos soñar, luchar, esforzarnos para dar nuestra mejor versión y mejorar un poquito más. Ejemplo o no para ellos, hoy me dieron un gran regalo, una gran motivación.

Gracias Juan David, Mariano, Kendal y los otros dos pequeñines que ni el nombre me dieron; por la lección de hoy, gracias por andar en bici, por jugar bola, por correr por todo el barrio,

Gracias por disfrutar el deporte, gracias por ser niños.

 

LEONARDO CHACÓN