MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Lunes 21 de Octubre del 2019 - 4:55 AM

Las estrellas a seguir en el Mundial de Doha

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – Estas son algunas de las principales estrellas del Mundial de atletismo de Doha, que comienza el viernes y termina el domingo 6 de octubre:

. Noah Lyles (Estados Unidos)

Un ‘showman’ casi siempre sonriente. El corredor de Gainseville (Florida) es considerado por muchos como la próxima superestrella del atletismo, un deporte huérfano de grandes figuras mediáticas desde la retirada del legendario Usain Bolt. El Mundial de Doha puede marcar su gran despegue. Con apenas 22 años, Lyles es ya el cuarto hombre más rápido de la historia en los 200 metros (19.50), que será su única prueba individual en Catar. En principio no tiene rival en la media vuelta de pista y el oro parece destinado a lucir en su cuello. Para los Juegos de Tokio-2020 sí que tiene el reto de correr los 100 metros.

. Christian Coleman (Estados Unidos)

Es el vigente subcampeón mundial al aire libre en 100 metros y el campeón mundial bajo techo en los 60 metros. En esa última distancia tiene además el récord mundial (6.34). Será por todo ello el favorito de los 100 metros del Mundial, pero la revelación a finales de agosto de tres faltas a sus obligaciones de localización antidopaje ha supuesto para él una ducha de agua fría. El corredor de 23 años fue finalmente absuelto debido a que hubo un error en la fecha de registro de una de las faltas, pero su reputación se vio afectada y cómo llega a Catar es una de las grandes dudas. Sin Noah Lyles, que está concentrado en los 200 metros, los 100 metros parecen destinados a él. Pero si es víctima de la presión, su compatriota y veterano Justin Gatlin (37 años) podría aprovechar y revalidar su título mundial en la línea recta. Gatlin ganó los 100 metros en Londres-2017 y tras su victoria escuchó abucheos, en recuerdo de sus dos suspensiones por dopaje en su larga carrera.

. Karsten Warholm (Noruega)

El prodigio noruego, campeón mundial de 400 metros vallas en 2017, ha llegado a una nueva dimensión este año batiendo en tres ocasiones el récord de Europa de la prueba, que elevó a 46 segundos y 92 centésimas, segundo crono de la historia. Ha conseguido incluso eclipsar a los otros dos pesos pesados de la prueba, el catarí Abderrahman Samba y el estadounidense Rai Benjamin, que también parecen candidatos a batir en un futuro próximo el viejo récord del mundo de Kevin Young (46.78 en 1992). La probable presencia de estos tres cracks en la final se presenta como uno de los grandes momentos de este Mundial.

. Asher-Smith (Gran Bretaña), Elaine Thompson y Shelly-Ann Fraser-Pryce (Jamaica)

La velocista británica Dina Asher-Smith, triple campeona europea en 2018 (100, 200 y 4×100 metros), espera confirmar su estatus de nueva estrella a sus 23 años. Pero no lo tendrá fácil ante dos jamaicanas, Elaine Thompson, doble campeona olímpica (100 y 200 m), y Shelly-Ann Fraser-Pryce, también dos veces oro olímpico (100 m en 2008 y 2012), que ha regresado a la primera línea tras su maternidad.

. Yulimar Rojas (Venezuela)

El pasado 6 de septiembre, la venezolana Yulimar Rojas consiguió el segundo mejor resultado de la historia en el triple salto femenino (15.41 en Andújar, España). Con la colombiana Caterine Ibargüen como incógnita tras su operación de agosto por una fascitis plantar, Rojas, que ya destronó a la antioqueña en Londres-2017, es más favorita que nunca. Incluso parece capaz de batir el récord del mundo de la ucraniana Inessa Kravets (15.50 m, vigente desde el 10 de agosto de 1995).

. Juan Miguel Echevarría (Cuba)

El récord del mundo también parece al alcance de la mano a corto o medio plazo para el nuevo prodigio del salto largo, Juan Miguel Echevarría (21 años). Campeón mundial bajo techo en 2018, campeón de la Liga de Diamante este año y autor del mejor resultado de este 2019, los 8,65 metros de Zúrich. El récord de 8,95 metros de Mike Powell, en pie desde 1991, parece cerca. Aterrizó ya en competición en 8,83 metros y luego 8,92 m, pero ninguno de esos dos saltos fue homologado por un viento demasiado favorable.