MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Lunes 18 de Noviembre del 2019 - 3:43 PM

Las cesiones, el “segundo mercado” en el negocio de los traspasos

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – El Inter de Milán y el Bayern de Múnich acaban de hacerse con los astros Alexis Sánchez y Philippe Coutinho por unas sumas irrisorias. Ha sido posible gracias a un sistema de cesiones que los clubes han comenzado a utilizar… y abusar, a veces en detrimento de los jugadores.

“Estos últimos años, el mercado de cesiones se ha convertido en un segundo mercado de los traspasos comerciales. En 2017, por ejemplo, se invirtieron más de 500 millones de dólares en cesiones, lo que no era el objetivo cuando se instauró este sistema”, explica Jonas Baer-Hoffmann, director general del sindicato internacional de jugadores FIFPro en una entrevista con la agencia alemana SID, filial de la AFP.

– Jóvenes talentos en prácticas –

En su origen, la cesión se concibió para dar tiempo de juego a los jóvenes talentos, bloqueados en los grandes clubes, haciéndoles jugar unos meses o más con un equipo menos importante.

Pero algunos clubes, como el Chelsea, han optimizado el sistema al hacerse con decenas de jugadores y cediéndoles sistemáticamente, para formar una reserva barata de mano de obra a corto plazo.

Los jóvenes hacen sus pruebas y el club propietario puede elegir a quién recupera para su primer equipo. El resto son vendidos.

Esta temporada, a dos días del cierre del mercado de fichajes en el continente, el club londinense tenía ya 23 jugadores cedidos, según su página web oficial. Unos cuarenta, según los recuentos de la prensa británica.

El internacional belga Michy Batshuayi, ahora en la plantilla de los ‘Blues’, ha sido cedido sistemáticamente en las últimas dos campañas, seis meses en el Borussia Dortmund, seis meses en el Valencia y otros seis meses en el Crystal Palace.

“Es problemático”, opina Baer Hoffmann. “La situación se vuelve muy precaria para los jugadores que son cedidos cada año a un equipo diferente y no pueden implantarse ni integrarse socialmente en una ciudad”.

Sobre todo porque la FIFA, que regula los intercambios de jugadores entre clubes, no ha legislado nunca hasta el momento en materia de cesiones. Las reglas que se aplican son decretadas separadamente por cada país.

El Inter, la Juventus o el Manchester City también son famosos por haber hecho de la cesión un auténtico modelo económico.

– Estrellas rebajadas –

Otro uso de la cesión, apreciado por los grandes equipos del continente, es deshacerse temporalmente de estrellas con salarios enormes pero dejados en el banquillo por el entrenador, y cuyo precio en el mercado hace muy difícil un traspaso ‘tradicional’.

Es así como el Bayern de Múnich acaba de hacerse por una temporada con el brasileño Philippe Coutinho (Barcelona) y con el croata Ivan Perisic (Inter).

Coutinho, que ha decepcionado en sus 18 meses en el Barça, es el jugador más caro de la historia del club azulgrana (120 millones de euros + 40 millones en bonificaciones). Los ‘culés’ están muy contentos de haberle enviado a Alemania a través de una cesión de un año con una opción de compra de 120 millones de euros.

El cuadro bávaro también sale ganando: el gasto es mínimo (8,5 millones de euros por Coutinho, 5 millones por Perisic) en comparación con la compra de jugadores de ese calibre, y el riesgo es bajo si la estrella no se adapta, como pasó con el colombiano James Rodríguez, cedido dos campañas por el Real Madrid y finalmente de vuelta a la capital de España este verano boreal luego de no convencer.

– Elemento decisivo –

La cesión se ha convertido al final en un elemento decisivo de los arreglos financieros que permiten jugar con las lagunas del reglamento.

En 2017, el PSG se hizo con Kylian Mbappé por una temporada “en préstamo” -pero con una obligación de compra obligatoria al final de temporada- para no añadir el gasto (180 millones de euros) a su presupuesto anual y no incumplir las reglas del ‘fair play’ financiero, cuando acababa de firmar a Neymar por 222 millones de euros. La UEFA, que no es ingenua, ha abierto una investigación sobre esta operación.

Otro ejemplo: este verano boreal el Betis fichó al argentino Giovani Lo Celso del PSG, para revenderlo posteriormente al Tottenham. Pero esta ‘venta’ pasa de hecho por una cesión de un año al conjunto inglés. La cesión se cerró en 16 millones de euros, que serán restados al precio de venta en 2020.

El objetivo es limitar el precio de la venta, para minimizar la parte de la plusvalía destinada al Paris SG, que no recibe nada con la cesión.