MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Miercoles 18 de Septiembre del 2019 - 10:09 PM

Interesante caso de Jurguens Montenegro – Por Fausto González

Posted on

Share this on anywhere you want!

Fausto González – Publicación en Facebook 

Es interesante el caso de Jurgens Montenegro en Cartago, si bien es cierto existe una obligación de pagar un dinero si se quiere utilizar el jugador contra Liga Deportiva Alajuelense según informan; desde mi óptica este tipo de cláusulas van en contra de la normativa actual y no se deberían permitir a nivel nacional o internacional; y porque no se debe avalar este tipo de acuerdos, se los explico resumidamente así:

Existe el art 18 bis del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de FIFA, el mismo dice ¨Ningún club concertará un contrato que permita al/los club(es) contrario(s) y viceversa o a terceros, asumir una posición por la cual pueda influir en asuntos laborales y sobre transferencias relacionadas con la independencia, la política o actuación de los equipos del club¨; que si bien es cierto y en buen derecho este artículo solamente se aplica para transferencias de jugadores de distintas asociaciones; este mismo artículo se replica en nuestra legislación en el documento para tal efecto por lo cual se aplicaría el mismo criterio para nuestros equipos.

Ahora bien si desmenuzamos esto:

A) Existe una transferencia como tal (es el préstamo de Alajuela hacia Cartago donde el jugador que es otra parte debió estar de acuerdo), dicha transferencia quedo registrada en las entidades correspondientes.

B) A mi criterio en este caso Alajuela o cualquier otro club que da en préstamo, desde el momento que realiza esta operación pasa a ser un tercero en la relación como tal, porque la relación primordial deportiva-laboral la tiene el jugador y Cartago, dicho de otra manera patrono (Cartago) empleado (el jugador). Muy diferente es si se quiere vender el jugador y se necesita el visto bueno del equipo que lo da en préstamo por regulaciones deportivas pero no por temas laborales propiamente, que incluso pueden ser sujetos de cambios.

C) Al existir una limitación del tipo que informan esto se puede analizar como una influencia de un tercero (Alajuela en este caso sobre Cartago que es otro club); la influencia es que no se pueda utilizar a un jugador que en esencia pertenece a otro equipo por el momento porque así lo dispusieron las tres partes por la razón que fuera, sin la obligación de cumplir con una exigencia del tipo que sea que menoscaba el derecho del jugador al trabajo con su patrono, el derecho del patrono actual a poder utilizarlo y disponer de este bien de su empresa cuando guste y contra cualquier equipo.

Parecieran ser cláusulas leoninas, que afectan al jugador, que en mi opinión deberían ir desapareciendo del fútbol; ya que en el fondo debe ser primero el Fair Play, en donde los equipos se enfrenten con sus mejores argumentos cuando deban jugar en contra sin importar los colores.

Termino exponiendo; y no menos importante; el inciso dos de este mismo articulo 18 bis ¨La Comisión Disciplinaria de la FIFA podrá imponer las sanciones disciplinarias a los clubes que no cumplan las obligaciones estipuladas en este artículo¨.

No necesariamente porque algo lo hagan en otros niveles esta bien si lo aplicamos nosotros por suposición, siempre se deberá recordar el caso pionero a nivel deportivo en este tipo de actuaciones y pensamientos, la famosa Ley Bosman.