MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Jueves 21 de Marzo del 2019 - 5:57 AM

Herediano estaba muriendo hasta que se alimentó de las críticas y los malos deseos

Posted on

Share this on anywhere you want!

Columna: Punto Ciego

Este equipo florense iba en una caída libre sin final –gracias a De la Pava y a Wanchope–, pero algo sucedió. Llegó el hombre más herediano para levantar un club que pasó, en cuestión de semanas, de dar lástima a lastimar a sus rivales.

El fracaso se veía en el horizonte para el Herediano, eso lo reconozco, incluso al inicio del semestre no pensaba en que lograran clasificar a la fase final, sin embargo, tantas críticas parece que calaron en el camerino.

Bien dicen que lo que no mata solo lo hace más fuerte y eso sucedió con los rojiamarillos. Ellos vieron en todo lo malo el motor para salir adelante y con creces.

Todo comandado por Jafet Soto. Podrá ser lo que ustedes quieran pensar y me desagrada la forma de ser que tiene, pero a pesar de todo no deja de ser un técnico con la capacidad suficiente de dirigir una planilla amplia y que, emocionalmente se notaba destruida.

Si a usted le cae mal está bien, pero no le reste el mérito de ser campeón nacional, porque el cetro lo ganó Jafet Soto, no Hernán Medford. Meses atrás no vi a nadie decir que el título de Saprissa lo ganó Víctor Cordero y no Vladimir Quesada.

En el Herediano este semestre quedó comprobado que sí funcionó la técnica de colocar un ídolo en el banquillo, ¿Por qué? No lo sé, pero a diferencia de otros clubes, a los florenses sí les dio resultado la estrategia.

Ahora, los rojiamarillos van presionando a Alajuelense en cuanto a cantidad de títulos y será interesante ver quien alcanza primero la copa 30.

Este Club Sport Herediano no fue el equipo más constante, ni cerca estuvo de eso, pero sí fue el que nunca bajó la cabeza por más que el camino estuviera cuesta arriba.

Esa espina de no ganar campeonatos a nivel internacional quedó atrás, esa marca de Jafet de no ser campeón nacional se acabó. Este herediano de corazón convirtió un torneo de burlas y caras largas, en uno de algarabía y festejo para el “Team”.

Lo anteriormente manifestado es la opinión del periodista y no tiene relación alguna con la línea editorial de este medio.