MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Viernes 18 de Agosto del 2017 - 6:37 AM
Real Madrid2 (5)
Barcelona 0 (1)

GOLPE AL EGO Y PRUEBA DE HUMILDAD

Posted on

Share this on anywhere you want!

La fea derrota de Costa Rica ante Estados Unidos, con una goleada histórica que nadie podía vaticinar, deja algunas conclusiones importantes que deben ser asimiladas y encarnadas cuanto antes por quienes manejan la Selección Nacional.

No es conveniente cantar victoria antes de tiempo. Dirigentes, cuerpo técnico y jugadores nos prometieron que iban a ganar la Copa América Centenario y que pronto estaríamos en el top ten del ranquin mundial de la FIFA.

Es mejor en estos casos, que el lenguaje se ubique solo en paso a paso, partido a partido. No es necesario ofrecer nada que luego se puede escapar como agua entre los dedos y exponerse a las burlas por hablar más de la cuenta.

Oscar Ramírez llegó con buenas intenciones al juego contra USA, pero con un planteamiento muy riesgoso con un solo contención y con nula o escasa reacción en la lectura de juego para corregir el esquema después del primero o segundo gol.

Coincido en que el error infantil de Cristian Gamboa, en la falta de penal, puso a la Sele contra la pared condicionando su accionar para el resto del partido. Pero no hubo ajustes adecuados en el trabajo del equipo, que solo se hicieron hasta el segundo tiempo con el ingreso de Randall Azofeifa y con 3 a 0 encima.

Hay desajustes en el equipo porque varios jugadores no están o no aparecen en su mejor nivel. Lo de Joel Campbell es evidente, Ureña recién se está recuperando de una lesión y Johnny Acosta igual, incluso no jugó toda la parte final del torneo con Alajuelense.

La defensa se vio muy mal ante USA, en todos los goles, pero también el medio campo y ni que decir el ataque, con solo un remate de peligro en todo el partido.

En fin, una buena lección para todos pero que le corresponde más a Oscar Ramírez saber aprovecharla. Sería bueno en estas circunstancias, que no confíe a ciegas en todos los legionarios, que piense en renovar más al equipo, que se soque la faja exigiendo más de las vacas sagradas y que nos devuelva a todos, cuanto antes, la confianza y el optimismo que siempre hemos tenido con el equipo de todos.