MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Miercoles 19 de Septiembre del 2018 - 6:26 AM

Federer, el triunfo de la perseverancia

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – Roger Federer, convertido a sus 36 años y 6 meses en el número uno mundial más veterano de la historia, ha tenido que esperar más de cinco años para recuperar el trono del tenis mundial, que había ocupado por última vez en noviembre de 2012.

El suizo, que el año pasado ya estuvo a punto de recuperar la preciada posición, tuvo que aguantar durante este tiempo el dominio casi apabullante del serbio Novak Djokovic durante dos temporadas (2014 y 2015) y también completó dos temporadas mediocres (2013 y 2016) tras las cuales se llegó incluso a dudar de su futuro en el circuito.

– 2013: ¿el principio del fin? –

Hipotecado por su espalda dolorosa y una nueva raqueta difícil de controlar, el suizo completó un año mediocre y por primera vez en once años de carrera se quedó sin disputar ni una sola final de Grand Slam.

Sólo ganó un título, menor, en Halle. Peor, perdió en su jardín de Wimbledon en segunda ronda, ante el desconocido ucraniano Sergiy Stakhovsky.

“Es definitivamente el final de una época”, estimó entonces la leyenda del tenis alemán Boris Becker en referencia al suizo, que por primera vez desde 2003 se quedaba a final del año fuera del Top5 (7º). “Tengo la costumbre de recuperarme bastante bien”, contestó el interesado.

– 2014: Copa Davis y 2ª plaza mundial –

El tenista helvético regresa al segundo puesto de la clasificación mundial tras conquistar a los largo del año cinco títulos y alcanzar otras seis finales, una de ellas en Wimbledon, donde pierde frente a Djokovic.

Pese a que Federer derrotó al serbio en tres de sus cinco enfrentamientos a lo largo de la temporada, Djokovic sigue siendo más fuerte  y acaba número 1 de la temporada.

El suizo perdió otra gran oportunidad en el US Open, donde cayó para sorpresa general en semifinales, aunque ante el futuro ganador, el croata Marin Cilic.

El mayor logro de Federer esa temporada fue la Copa Davis con su país, dando el punto definitivo frente a Francia a pesar de sus dolores de espalda. Había esperado 15 años antes de levantar la famosa Ensaladera de plata.

– 2015: a la estela de Djokovic –

Prácticamente intocable, Djokovic ganó cinco de sus ocho duelos contra Federer, entre ellos los más importantes; las finales del US Open, Wimbledon y el Másters, donde la superioridad del serbio fue indiscutible.

Ganador de tres Grands Slams y finalista en Roland-Garros, ‘Nole’ sólo dejo los restos a sus rivales, entre ellos el helvético, que ganó seis torneos, pero solo un Masters 1000 (Cincinnati). “Lo que me satisface, es la constancia que puedo tener a lo largo de un torneo”, dijo Federer a modo de presagio.

– 2016: annus horribilis –

Federer conoce el peor año de su carrera, arruinada por una lesión en la rodilla izquierda que le obliga a poner punto y final al curso en julio, después de una derrota en semifinales en Wimbledon. ‘RF’ muestra su deseo de “estar de regreso en la pista central el próximo año (2017)”, pero debe renunciar a la conquista de una medalla olímpica en Rio, el último gran título que le falta.

Toma el tiempo necesario para recuperarse bien, pero acaba el año como número 16 del ránking y sin ningún torneo ganado, lo que alimenta los rumores sobre una inmimente retirada. A sus 35 años, ¿será capaz el suizo de conquistar el 18º título del Grand Slam que se le resiste desde 2012?

– 2017: vuelve a escena su duelo con Nadal –

Con el dominio en los dos años precedentes de Djokovic y Andy Murray, entonces número uno mundial, el año comienza con una final inesperada en Australia frente a su legendario rival, el español Rafael Nadal. ¡Y Federer conquista su 18º título de Grand Slam!

Las dos estrellas del tenis confirman su regreso al primer plano del tenis mundial. Federer encadenará los títulos con victorias en Indian Wells, Miami y, sobre todo, una octava corona en Wimbledon. Nadal volverá a ser el rey de la tierra batida con su ‘Décima’ en Roland Garros y otro título grande en el US Open, además de acabar el año en el puesto más alto del escalafón mundial, aunque con la amenaza de ser desbancado por Federer… algo que finalmente ha ocurrido este viernes en Róterdam.