MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Viernes 22 de Noviembre del 2019 - 8:29 PM

El futbol hacia el máximo rendimiento

Posted on

Share this on anywhere you want!

La relación directa entre acciones de distintos deportes se ha estudiado desde hace muchos años, pero se está estrechando cada vez más. Algunos fundamentos tácticos son comunes: fijar al rival y pasar; el empleo del pase como herramienta de desorganización del contrario; las coberturas y apoyos defensivos; el ataque muy organizado como prevención frente al contraataque rival.

 

Hace un año el periódico Marca publicó una noticia la cual era necesario darle seguimiento: “Eddie Jones, seleccionador japonés de rugby se reunió con Pep Guardiola en Munich, buscando una mayor flexibilidad en el juego de su selección”.

 

Casi doce meses después de este encuentro, el mismo rotativo dio cuenta del histórico triunfo de Japón sobre Sudáfrica en el Mundial de Rugby.

 

Lo cierto es que el ensayo con que Japón logró vencer a Sudáfrica, en lo que podría llamarse la mayor sorpresa de la historia de los Mundiales de Rugby, tuvo unas características que recordaron las del Barcelona o el Bayern de Guardiola cuando lograban una anotación con una gran cantidad de pases previo al remate final.

 

El ensayo de Japón tuvo una relación directa con dos herramientas del juego de posición en el fútbol: el pase y la carga en un costado para descargar en el opuesto. (Concepto de lado fuerte y lado débil en la cancha)

 

No es extraño, por ejemplo, que ahora mismo el Barcelona haya acogido de deportes como el baloncesto, balonmano y hockey sobre patines toda la metodología de entrenamiento aplicada para el fútbol. En este caso, hablamos de metodología de entrenamiento y no la táctica específica.

 

La conexión entre las disciplinas colectivas es muy estrecha, como explicaba Eddie Jones en diciembre al periódico Marca: “Lo más importante que he aprendido  es que debemos ser tácticamente más flexibles. Necesitamos reaccionar dentro de la cancha y hacer ajustes a lo largo del partido. Rugby y fútbol son muy parecidos, siempre hay que mover la bola al espacio: el Bayern y el Barcelona de Guardiola han jugado el mejor fútbol de pase que nadie haya visto. Los principios son exactamente los mismos en el rugby. Los mejores equipos de fútbol cambian su profundidad y su formación para crear espacios”.

 

El baloncesto supone otra fuente suministradora de conceptos tácticos que el fútbol va absorbiendo de manera gradual. Esto es así porque las evoluciones tácticas del baloncesto se produjeron mucho más rápido que en el fútbol, aparte de verse menos afectadas por la palabrería mediática.

 

De hecho, uno diría que es ahora cuando el fútbol está reaccionando con rapidez a las exigencias del máximo rendimiento. Las nuevas generaciones de entrenadores comprendieron que las restantes disciplinas pueden aportar conocimientos y experiencias relevantes. Entender el triángulo ofensivo de Phil Jackson (exentrenador de los Lakers en la NBA), por ejemplo, se hace imprescindible para quien quiera crear superioridades sobre el terreno de juego y desordenar al rival.

 

Hoy se multiplican los contactos entre técnicos de la misma y de distintas disciplinas. Fluye el conocimiento horizontal dentro de un mismo deporte y el conocimiento vertical entre diferentes especialidades.

 

Y, de pronto, cuando Japón logra un ensayo histórico en las que mueve al contrario con una larga secuencia de pases para ajusticiarle por el costado opuesto, se produce una mirada cómplice entre fútbol y rugby, como recordando sus viejos orígenes comunes.

 

Por cierto, el Mundial de rugby fue una verdadera exhibición de la tecnología al servicio de la competición. Los árbitros llevaban una  cámara en el pecho. Tenían deliberaciones a micrófono abierto y consultas de cualquier jugada dudosa al juez de vídeo. Preciso y transparente del que el fútbol podría aprender. Nada de ello le resta ni una gota de pasión y efervescencia. En este sentido, el rugby se muestra como un deporte verdaderamente moderno y el fútbol parece casi prehistórico.