MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Domingo 17 de Noviembre del 2019 - 5:53 AM

Defensas en coma

Posted on

Share this on anywhere you want!

El futbol de Costa Rica se está haciendo viejo. En el pasado abundaban los defensas con dientes apretados. Mencionarlos, para qué, si todos los recordamos. El climax llegó en la pasada Copa del Mundo cuando emergieron los últimos exponentes. Hoy siguen siendo los mismos, con un peligro a la vista: muy pocos jugadores jóvenes quieren ser defensas.

 

Echemos un vistazo en las escuelas deportivas y las fuerzas básicas de los equipos. Todos quieren ser delanteros. En los partiditos los niños corren tras la bola como imán, porque quieren hacer goles. Los entrenadores alaban a quienes los hacen y los padres de familia rugen de contentera cuando su hijo anota.

 

Al llegar a las selecciones menores los defensores ofrecen deficiencias mayúsculas.Cometen errores y se pierden los partidos. Recordemos las Selecciones Sub-17, Sub-20 y Sub-23, me refiero al mismo grupo que fue de tropezón en tropezón, hasta quedar en el olvido, y producir un bache enorme en el futbol nacional.

 

Acosta, González, Oviedo, Gamboa, Díaz; en la selección mayor, son una clase que se va extinguiendo. En el campeonato local la historia es la misma. Repasemos los defensores de Saprissa, la Liga, Herediano, Cartaginés, Santos, Uruguay y los restantes equipos. Sus defensas son extranjeros y muchos “casi veteranos” al filo del retiro.

 

La selección no tiene laterales con ritmo, porque no juegan en sus equipos. El entrenador busca ponerlos a punto mediante los videos. A lo Playstation. Confiemos que funcione para los juegos eliminatorios.

 

Los entendidos tocan muy poco el tema. Por el contrario aseguran y se preguntan, ¿para qué defensas si lo necesario son goleadores?

 

Y corren a buscar las estadísticas de la Selección Nacional que gana o pierde por un gol. Entonces destacan el orden defensivo.  Los delanteros, puntas o puntas de mentirillas, fallan una y diez veces en situaciones cómodas para anotar. El entrenador nacional anuncia que dedicará una sesión a la puntería buscando mejorar esa falencia. ¿Se logrará en un entrenamiento? ¿Y los yerros defensivos?

 

En el campeonato nacional la historia es igual. Los goleadores son también viejillos. Alpízar, Scott, Adams, con más de 30 años, comandan la artillería de los equipos.

 

¿Será que alguien esté dispuesto a realizar una revolución en el futbol nacional como lo hará Holanda después de su fracaso para la Euro? Un plan serio, y no parches en el camino, que cambie nuestro futbol.

 

España en el pasado reciente se defendía con la pelota. Ese concepto importante que muchos entrenadores nacionales, lo pregonan como elemento ganador. Cuestión de jugadores aptos para realizar este tipo de juego. Pero como dicen los mismos españoles: hoy el futbol español busca con desesperación jugadores defensores al estilo Puyol.
¿Estamos buscando también defensas en nuestro futbol o es algo que no nos preocupa?

Pululamos en un trance peligroso, donde nos fascina el estilo. El jugador “tuanis”. El que juega a “cachete”. El jugador que logra hacer un caño, un buen amague, una carrera fortuita que termina en nada más que el aplauso y el uuyy en la gradería, pero abucheamos el que revienta la pelota.

 

Todos quieren salir jugando desde atrás. El arquero al volante que viene entre dos defensas a recibir el balón, o,  el arquero a un central abierto al borde del área. ¿Y después?

 

¿Quién engancha con Celso, por ejemplo en la selección, para que este enlace con los de arriba? Si los rivales desconectan el “swich”, ¿quién conectará los “fiuses” en la media cancha?

 

El caso es que atrás de Acosta, Duarte o Giancarlo no hay jugadores jóvenes que vengan a reemplazarlos y sepan defender o salir jugando con jerarquía. Siempre surgirán, por algunos, otros nombres como Waston, Calvo, Miller o Mayre que les falta recorrido o no están en condiciones de alcanzar a los actuales titulares.

 

El panorama defensivo no es alentador para la Selección. El técnico debe improvisar con suplentes de suplentes, aunque titulares en los entrenamientos de sus equipos.

 

Tomo prestada la frase de algún fulano: “Quizás habrá que inventarse el central falso como sucedió en el pasado con el delantero mentiroso”.