MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Lunes 23 de Septiembre del 2019 - 5:49 AM

De la renuncia a las nuevas oportunidades

Posted on

Share this on anywhere you want!

La renuncia de Gustavo Matosas al puesto de Director Técnico de la Selección Nacional ha provocado una reacción tremenda en todo el país.

No por el hecho de irse en busca de mejores oportunidades laborales, sino por la forma, el tiempo y el contenido de sus burdas explicaciones para tratar de lograr que el país le entienda y le comprenda.

Si Matosas quería ser sincero y transparente durante la conferencia de prensa, tenía que haber meditado muy bien lo que iba a decir. Pero al final, su falta de experiencia en el manejo de selecciones, también se observó en los pobres argumentos y excusas que ofreció para justificarse.

Antes de firmar con la Fedefútbol, ya él sabía las reglas del juego y la forma que iba a trabajar con la Selección Nacional, en medio de las circunstancias que vive el fútbol nacional con sus carencias y virtudes.

Los federativos que viajaron a entrevistarlo, fueron seducidos por su estilo y su personalidad, pero nunca le dieron importancia a su falta de experiencia con selecciones nacionales: grave pecado y omisión.

“No sabía que ser técnico de una selección era tan aburrido. Vine, vi, y no es lo mío”, frase de Matosas que retrata completo a este personaje sin experiencia y sin madurez para manejar grandes retos. Y que pone contra la pared a quienes lo contrataron cuando se juraron amor eterno en esta aventura.

El puesto de seleccionador es muy delicado y exige, en primer lugar, experiencia previa en lo que realmente significa y representa estar al frente del equipo de todos. Matosas nos ofende a todos por haber aceptado el cargo sin estar preparado para ello. Y La Fedefutbol también,  por haber nombrado a un inexperto que peligrosamente estaba jugando con la imagen y el prestigio que tanto nos ha costado forjar en este país.

Ahora hay que fijarse de nuevo en el talento costarricense. Si la opción de ir al próximo mundial está mas cerca que nunca, no hace falta andar botando dinero y tiempo con extranjeros que no aportan nada.

La Selección puede ser dirigida por técnicos criollos que conocen el medio, dominan el entorno y saben cómo motivar a sus dirigidos. Hay candidatos y buenos como Ronald Gonzalez, Luis Marín, Javier Delgado, Hernán Medford, Paulo Wanchope, entre otros, que pueden comprometerse en un proceso que le devuelva a la Selección el señorío y respeto que se merece.

Es un buen momento para hacer ajustes, replantear objetivos, establecer prioridades y fortalecer  un código de trabajo que promueva los más altos valores en todo el manejo del fútbol nacional.