MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Jueves 21 de Noviembre del 2019 - 5:28 PM

Con orgullo y ansías, la tierra de Bernal espera al campeón del Tour de Francia

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – Al abuelo Álvaro Julio aún le cuesta contener las lágrimas, mientras que la campesina Rosadelia no disimula la sonrisa que le produce la conquista de Europa por parte de un ‘escarabajo’. Como ellos, cientos de colombianos esperan desde temprano para darle la bienvenida este miércoles a Egan Bernal, flamante campeón del Tour de Francia.

Desde las cinco de la madrugada decenas de personas se agolparon en la Plaza de los Comuneros, en el centro de la ciudad de Zipaquirá, para recibir y agradecer al primer colombiano vencedor de la prueba ciclística más importante del mundo.

Cuando vea a Egan “creo que voy a llorar de felicidad, darle esas gracias. Especialmente uno le da las gracias a Dios, que le dio ese poder, esa licencia, y que lo iluminó con esa estrella que nos trajo a Colombia”, dijo a AFP Rosadelia Pachón.

Vestida con las prendas típicas de los campesinos colombianos y de pelo negro largo, esta campesina de 60 años madrugó a las cinco y media de la mañana para observar, desde la primera fila, el acto público organizado para el “Joven Maravilla” por la alcaldía de Zipaquirá y la Federación Colombiana de Ciclismo (FCC).

“Estamos muy felices y esperamos que siga llevando la bandera de Colombia a lo más alto”, agregó.

Como Rosadelia, en Zipaquirá, la ciudad aledaña a Bogotá que adoptó a Bernal hace 22 años, muchos aseguran ser familiares lejanos o cercanos del pedalista del Ineos. Y se cuentan por cientos quienes afirman haberlo visto entrenando, en algún momento, por las vías de las sabanas de Bogotá.

Pero Álvaro Julio Bernal puede decir con certeza que conoce de verdad a la promesa convertida en realidad del deporte de los caballos de acero.

El abuelo paterno de Egan caminaba pausado y con traje hacia la zona VIP destinada para los familiares y viejas glorias del ciclismo cafetero como Mauricio Soler, Patrocinio Jiménez o Lucho Herrera.

Cultivador de maíz, el hombre de cabeza calva y piel arrugada apretaba los labios para no llorar cada vez que quería expresar admiración por su nieto.

“Esta ha sido una historia muy linda para toda Colombia, para todo el país”, explicó el abuelo de 75 años.

Bernal aterrizó en Bogotá el lunes en la noche, en medio de un operativo silencioso. Desde el aeropuerto internacional fue transportado a Zipaquirá en un helicóptero de la policía.

El ciclista pidió que no se le organizaran las tradicionales caravanas de recibimiento y abogó por un sencillo acto público como el de este miércoles, en el que las autoridades esperan al menos 8.000 personas.

Se prevé que el campeón suba a las 15H00 GMT a la tarima de la plaza principal de Zipa, una urbe de 126.000 personas a unos 46 kilómetros de la capital, dirija unas palabras al público y la prensa, y entregue una réplica del maillot amarillo a la FCC y la camiseta blanca original de mejor joven a su primer entrenador, el expedalista Fabio Rodríguez.

La bienvenida se celebra justo el día en que Colombia festeja 200 años de independencia.