MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Miercoles 26 de Junio del 2019 - 8:54 PM

Catar ante la gran prueba de fuego previa a la organización de su Mundial

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – Campeona de Asia por primera vez en su historia, la selección de Catar tendrá en la Copa América de Brasil-2019, donde acudirá como invitada, su única oportunidad de medirse en competición a combinados de fuera desu continente antes de que organice el Mundial-2022.

Contra todo pronóstico, el pasado 1 de febrero la selección de este pequeño Estado del Golfo conquistó la Copa de Asia, su primer gran título a nivel internacional y lo hizo de la mano de un técnico español, Feliz Sánchez, prácticamente desconocido en su país.

Este técnico de 43 años dejó La Masia, el conocido centro de formación del FC Barcelona, para incorporarse en 2006 a la Aspire Academy, la academia deportiva inaugurada dos años antes por el gobierno de Catar con el fin de ‘fabricar’ deportistas en el intento del pequeño Estado del Golfo de ganar renombre internacional gracias al deporte.

En julio de 2017 sustituyó como seleccionador absoluto al uruguayo Jorge Fossati, después de que éste no lograra clasificar al equipo para el Mundial de Rusia-2018.

“Jugar en la Copa América será un desafío enorme, porque no estamos acostumbrados a jugar contra selecciones sudamericanas, pero mis jugadores están confiados en que podran dar lo mejor”, explicó recientemente Sánchez, que a comienzos de mayo renovó su contrato hasta 2022, por lo que debería ser el técnico que dirija al combinado anfitrión en ese Mundial.

Encuadrado en el Grupo B, junto a Argentina, Colombia y Paraguay, Catar no aparece como favorita para seguir en la Copa América mucho más allá de la primera fase, aunque si ofrece el mismo rendimiento que en la Copa de Asia puede dar alguna sorpresa.

“Hablar de posibles resultados no es fácil”, admite Sánchez. “Tenemos tres rivales muy duros, pero de lo que estoy seguro es que tras ese torneo seremos mejor equipo”.

El técnico español afrontará el torneo sudamericano con el mismo plantel que ganó la Copa de Asia en febrero, salvo tres cambios por lesión, uno de ellos el del joven centrocampista Khaled Mohammed (19 años), uno de los pocos jugadores con alguna experiencia en el extranjero, ya que pasó por el centro de formación del Leeds United y estuvo durante unos meses en 2018 en la Cultural Leonesa, equipo de la tercera categoría del fútbol español.

Quien no faltará a la cita será Ali Samoez, el delantero de 22 años que acabó como máximo anotador de la Copa de Asia con 9 goles (récord del torneo) y que los expertos apuntan como el futbolista catarí con más posibilidades de llegar al fútbol europeo en un futuro no muy lejano.

– Gran capacidad defensiva –

Almoez nació en Sudán y junto al defensa Bassam Al Rawi, originario de Irak, son los “extranjeros” de este equipo, lo que llevó incluso a Emiratos Árabes a presentar una reclamación por inelegibilidad de estos dos jugadores tras perder por 4-0 la semifinal del torneo continental, una demanda que fue desestimada por la Confederación Asiática de Fútbol (AFC).

Otros jugadores a seguir en Brasil son el mediapunta Akram Afif, que acabó la Copa de Asia como máximo asistente (10) y que destaca por su fantasía, que puede lucir gracias al ‘trabajo sucio’ de Hassan Al Haydos, el capitán del equipo)y Abdulaziz Hatim.

En el campeonato disputado en Emiratos Árabes Unidos, el equipo de Sánchez basó gran parte de su éxito en su solidez defensiva, encajando un sólo gol en todo el torneo, contra Japón en la final (3-1).

La propia Brasil ya pudo comprobarlo el pasado miércoles en la costosa victoria por 2-0 en un amistoso previo al torneo.

El arquero Saad Al Sheeb, el central Assim Madibo y el lateral Abdelkarim Hassan son los jugadores más destacados en la parcela defensiva.

El hecho de que la mayoría del plantel apenas supere los 20 años y que todos ellos jueguen en el campeonato local, la Qatar Stars League, puede jugar una mala pasada al equipo de Sánchez por su escasa experiencia, aunque todo lo que aprendan en Brasil les servirá para ‘su’ Mundial dentro de tres años, que será el primero que dispute Catar en toda su historia.