MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Miercoles 20 de Septiembre del 2017 - 2:05 PM
Saprissa
Liberia
Alajuelense
UCR
PZ
Cartaginés
Guadalupe
Limón
Carmelita
Grecia

Bauza, el DT que no pudo revivir a Argentina

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – Despedido de la selección argentina tras ocho meses como DT, Edgardo Bauza, ‘El Patón’, puede jactarse de haber recuperado al astro Lionel Messi que había renunciado al equipo, pero se va con la deuda de la clasificación al Mundial de Rusia 2018, aún muy incierta.

Ganador de dos Copas Libertadores, cultor de “lo posible”, fue elegido en agosto de 2016 para reemplazar a Gerardo Martino, y con el desafío de lograr el retorno del astro, renunciado tras la frustrante final de la Copa Centenario de América, cuando la albiceleste cayó ante Chile 4-2 en la serie de penales tras igualar sin goles.

Bauza, de 59 años, fue considerado el “técnico posible” luego de las sucesivas negativas de Diego Simeone (Atlético de Madrid), Marcelo ‘El Loco’ Bielsa, que afirmó que “no era el momento” de volver a dirigir la selección, y Mauricio Pochettino, que no dejará al Tottenham de Inglaterra.

En la lista estaba también Jorge Sampaoli, retenido por el Sevilla de España, ahora primero entre los candidatos en tomar las riendas del equipo en la recta final de las eliminatorias sudamericanas.

Delgado, alto y con aspecto de tanguero rioplatense, Bauza dejó el Sao Paulo de Brasil en semifinales de la Libertadores, para asumir el desafío albiceleste convocado por Armando Pérez, el entonces presidente interino de la AFA, sumida en una crisis sin precedentes.

Tenía como mayor conquista haber llevado a lo alto de la Copa Libertadores de América a la Liga de Quito en 2008, y San Lorenzo de Argentina en 2014. Para ambos equipos fue su primer título continental.

Su primer desafío fue ir a buscar a Messi. No tuvo que esforzarse demasiado. Le contó su proyecto y el astro del Barcelona regresó al redil.

“El secreto está en lo que transmitimos, de qué forma lo hacemos y si podemos convencer a los jugadores”, sostuvo por entonces.

El entrenador admitió siempre que la tarea era dura, pero nunca desconfió en la clasificación de Argentina. “Veo a Argentina campeón mundial”, se animó a decir.

– Lo posible o negación –

Cuando los jugadores enojados con la prensa argentina dejaron de hacer declaraciones, Bauza pasó a ser el único vocero del equipo y los defendió.

Antes de caer en Bolivia, en lo que será su último partido como seleccionador, una ínsipida Argentina sacó tres puntos de oro ante Chile (1-0) en el Monumental de Buenos Aires.

Todos, unánimemente, criticaron al equipo y al mal juego. Bauza en cambio, los calificó con “diez puntos”, y consideró que jugaron “un gran partido”.

Los jugadores mantuvieron silencio, incluso en estas últimas semanas desde que asumió el nuevo presidente de la AFA, Claudio Tapia, y fueron creciendo los rumores de su despido, finalmente anunciado este lunes.

NI una palabra, ni un tuit de apoyo, ni una mención al DT por parte de los jugadores estrellas en sus clubes.

Se esperaban cambios en el equipo, pero finalmente Bauza no logró renovar el plantel montado alrededor de Messi, que lleva muchos años arañando la gloria, pero que finalmente quedó a las puertas de la Copa América y del Mundial de Brasil 2014, cuando cayó en la final ante Alemania.

– Pie Grande –

Nacido en Granadero Baigorria, un pueblo de 43.000 habitantes en la provincia de Santa Fe, a 300 kilómetros de Buenos Aires, el 26 de enero de 1958, su apodo le viene del tamaño de sus pies.

A los 13 años, se probó como futbolista en Rosario Central, el club de sus amores y paradójicamente máximo rival de Newell’s, la ‘casa’ de Messi. Fue en Central el primer lugar donde Bauza sacó a relucir aquella capacidad para hacer arte con “lo posible”.

En su juventud Bauza tuvo un pasado de activista político en el Partido Socialista argentino y hasta llegó a ser edil en los años 1980 en Granadero Baigorria.

Fue un defensor central de fuerte presencia y vocación ofensiva, lo que lo llevó a ser uno de los cuatro zagueros más goleadores de la historia, con 108 tantos, sólo superado por el holandés Ronald Koeman (193), su compatriota Daniel Passarella (134) y el español Fernando Hierro (110).

Además de Rosario Central, jugó en Independiente de Avellaneda, Junior de Barranquilla (Colombia) y Tiburones de Veracruz (México). También integró el plantel argentino subcampeón del mundo en el Mundial de Italia-1990.