MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Viernes 21 de Julio del 2017 - 4:38 PM
EEUU
Costa Rica
México
Jamaica

Barros Schelotto, ídolo inoxidable de Boca: De la cancha a la silla de DT

Posted on

Share this on anywhere you want!

(afp) – A los 44 años, Guillermo Barros Schelotto prolongó con otro título una intensa relación afectiva con Boca Juniors, club con el que se consagró varias veces como futbolista, pero en esta ocasión lo consiguió como entrenador.

El ‘Mellizo’, tal como se conoce a Guillermo, que trabaja en dupla junto con su hermano de esa misma condición, Gustavo se dio el lujo de ser campeón nuevamente en Boca, club en el que se convirtió en ídolo histórico como delantero, al compartir una pareja letal en ataque con Martín Palermo, máximo artillero histórico de Boca.

Nacido el 4 de mayo de 1973, el ‘Mellizo’ es hijo de Hugo Barros Schelotto, expresidente del club Gimnasia y Esgrima La Plata, donde Guillermo comenzó su carrera como jugador y debutó en primera división en 1991, y fue figura del equipo del ‘Lobo’ que estuvo a punto de ser campeón en 1995.

Para Boca, comenzó a hacerse conocido a mediados de 1996, y del modo más inesperado: el club auriazul, entonces con Mauricio Macri como presidente de la institución (hoy presidente de Argentina) inauguraba reformas en el mítico estadio La Bombonera en un partido contra Gimnasia, pero el ‘Lobo’ arruinó la fiesta con un rotundo 6-0, con tres goles de Barros Schelotto en una tarde histórica.

– Goleador y pendenciero –

En algún momento podría haber ido a River, pero surgieron rumores de que el uruguayo Enzo Francescoli, ídolo histórico de los ‘millonarios’, no quiso como compañeros a los Barros Schelotto, que por otra parte ya empezaban a ganarse fama de jugadores de carácter difícil, temperamentales y con mucha facilidad para discutir con los árbitros y pelearse con los rivales.

Finalmente, a mediados de 1997 fue transferido a Boca, y allí se reencontró con Palermo, que también era de La Plata, pero provenía de Estudiantes, el enemigo eterno de Gimnasia, y como tenían casi la misma edad, habían tenido algunos cruces ‘picantes’ durante la etapa juvenil.

La relación tirante entre ambos le dio paso a una amistad que surgió con el paso del tiempo, y con la determinación del DT, el ‘Virrey’ Carlos Bianchi, de conformar con ellos la pareja de ataque de un Boca que haría historia como campeón de la Copa Libertadores en 2000 y 2001, además de obtener la Copa Intercontinental-2000, con un célebre triunfo sobre Real Madrid (2-1), en Japón.

Acaso aquel fue el más importante de los 16 títulos que Barros Schelotto cosechó en Boca durante casi una década, en la que totalizó 300 partidos y 86 goles.

En 2007, con casi 34 años y pocas posibilidades de seguir como titular en Boca, el ‘Mellizo’ emigró al Columbus Crew, de la Major League Soccer de Estados Unidos, donde jugó hasta fines de 2010, y concluyó su etapa como futbolista en el primer semestre de 2011, de regreso en su querido Gimnasia La Plata, aunque no pudo ayudar a evitar el descenso.

– Seleccionado por Bielsa –

Más allá de su destacada labor en Boca, Barros Schelotto tuvo poca participación en la selección argentina, en la que disputó diez encuentros, la mayoría de ellos con Marcelo Bielsa como DT.

Como entrenador comenzó su carrera en Lanús, al que llevó a la conquista de la Copa Sudamericana-2013, y luego tuvo un paso efímero por el Palermo italiano, al que renunció tras cuatro partidos, para luego desembarcar en Boca, con el que llegó a las semifinales de la Copa Libertadores-2016, y finalmente se dio el gusto de celebrar el título del torneo de primera división.

Considerado ídolo histórico de Boca, desde 2013 su imagen es una de las estatuas del Museo de la Pasión Boquense, lugar que comparte con Diego Maradona, Juan Román Riquelme y su amigo Palermo. En este sentido alguna vez comentó: “Yo no tuve el talento de Riquelme ni el gol de Martín, pero sí la actitud que hubiera tenido el hincha (de Boca) para jugar”.