MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Martes 21 de Agosto del 2018 - 12:27 AM

¡Así no Danny, así no!

Posted on

Share this on anywhere you want!

A un ídolo se despide con gradas llenas, con el cántico de su afición, sí, con esa misma con la que tantas veces te fuiste a celebrar; con la misma con la que te volviste loco con aquellos goles que pusieron de cabeza el estadio. Al ídolo se le dice adiós con las mismas lágrimas con las que te fuiste al camerino luego de quedar fuera de aquella final; o con la misma afición con la que recibiste el abrazo de tristeza luego de perder aquel título por el que tanto trabajaste.

Un ícono de 19 años en el club y con más de 500 juegos defendiendo una camiseta contra viento y marea debe marcharse con aplausos ensordecedores, con el grito de “no te vayas” de parte de los hinchas; debe decir adiós con una emotiva vuelta olímpica y con el júbilo de quiénes te vieron llevar esa camiseta en cada juego.

Danny Fonseca jugará este miércoles su último encuentro oficial con el Cartaginés y lo hará como nunca pensó hacerlo, con gradas vacías, sin boleterías abiertas y sólo con algún entusiasta familiar en las gradas apoyando su último ingreso a la cancha; y lo hará en un juego donde nada se define, porque hasta el honor perdió este equipo en esta temporada.

Y no Danny, así no te mereces ir. Porque ser el cuarto jugador con más partidos en toda la historia de nuestro fútbol, haber jugado un mundial mayor y llevar casi de manera exclusiva ese escudo brumoso en tu pecho no merece esa triste, amarga y desdibujada despedida.

Hoy te vas sólo con tu afición Danny; porque ni tus compañeros, ni tus dirigentes, ni tus administradores y entrenadores te ayudaron a cerrar con decoro y brillo tu carrera; porque gracias a ellos hoy te vas peleando el descenso, con un equipo desalmado que no pudo darte el cierre a tu carrera que tanto merecías y por el que te fuiste, pero volviste a vivir tu primer y único amor futbolero como lo es Cartaginés.

Sin embargo y a pesar de ésta triste realidad actual, la historia debe ponerte en un sitio importante, porque pasaran muchos años antes de que un mozalbete brumoso crezca en el fútbol, sea cotizado, llegue a la selección y pueda decir al final de su carrera, “soy el de más partidos de esta centenaria institución”; por eso de mi parte hoy Danny te quiero agradecer por tu entrega, por pelear cada pelota, por sudar la camiseta, por buscar el espectáculo, por aquellos golazos de tiro libre, por esos penales inalcanzables, por los cabezazos que parecían torpedos salidos de un tanque. Te quiero agradecer por aquel gol a Francia y por el de Irán también, te quiero agradecer por esos 28 juegos con la selección y por ponerte con tanto orgullo la camisa de tu equipo en el Mundial de Alemania 2006.

Y no, no te preocupes, que los malos juegos los han tenido todos, aunque los tuyos fueron los menos. Danny muchas gracias, no soy cartaginés ni cédula tres, pero cómo me hubiera gustado serlo para irte a ver al estadio y valorar como muchos aficionados lo que tanto le diste a esta gloriosa institución…lástima que tus compañeros, tus dirigentes y tus administradores no lo vieron así y te hicieron decir adiós en un juego de sonrojo donde lo único que se define es cual fue el peor equipo del torneo.

Cristian Sandoval Pacheco / Estadígrafo