MarioSegura.com
San José, Costa Rica - Miercoles 20 de Noviembre del 2019 - 10:36 AM

Antifascista y aficionado de la Lazio, existe

Posted on

Share this on anywhere you want!

(AFP) – ¿La Lazio, club de fachas? Para luchar contra un estereotipo enraizado que dibuja al club romano como una entidad con únicamente aficionados de extrema derecha, grupos de tifosi se han organizado para defender la posibilidad de una identidad “lazial y antifascista”.

El águila emblemático de la Lazio que aparece por encima del escudo, símbolo del partido fascista de Benito Mussolini, bajo el eslogan ‘Love Lazio, Fight Fascism’ (‘Ama a la Lazio. Combate el Fascismo’): Esta es una de las pegatinas, elemento central de la cultura ultra, distribuida gratuitamente por el grupo ‘Lazial y Antifascista’, que tienen como misión cubrir otros ‘stickers’ con elementos racistas, antisemitas y fascistas.

Creado en 2011, ‘Laziale e Antifascista’ (LAF) tiene como objetivo “destruir el estereotipo del aficionado del Lazio fascista, en Italia y en el mundo”, explicó por escrito a la AFP uno de los administradores de la página de Facebook del colectivo, que pide anonimato, ya que el grupo no desea ser representado “por una persona”.

LAF reivindica varios miles de simpatizantes, varios centenares de miembros activos y dice tener un doble objetivo: “Borrar del nombre de la Lazio cualquier etiqueta política insultante” y “evitar que los movimientos neofascistas continúen utilizando la curva norte para hacer proselitismo y adoctrinar a los jóvenes que van al estadio únicamente para sostener a la Lazio”.

Pero la misión no es sencilla en un contexto complicado, con el club romano a menudo sancionado por los mensajes políticos de una parte de su hinchada.

– Apoyo de otras hinchadas –

El jueves, en la recepción al Celtic Glasgow en Liga Europa, un partido con medidas de seguridad excepcionales, la curva norte del Estadio Olímpico estará cerrada, ya que la UEFA ha castigado los saludos fascistas realizados durante el partido contra el Rennes.

En Escocia, en el partido de ida contra el Celtic, también hubo aficionados romanos que desfilaron haciendo el saludo fascista en el centro de la ciudad y luego fueron recibidos en el estadio por una bandera de los aficionados locales con Mussolini colgado por los pies y el mensaje “Follow your Leader” (‘Sigue al líder’).

“La curva norte está bajo la hegemonía de los Irriducibili desde hace 30 años. La conquistaron con la ayuda del crimen organizado a expensas de los Eagles Supporters”, explicó el responsable de la LAF, en referencia al grupo politizado que dominó este fondo desde finales de la década de 1970 hasta 1980.

En los Irriducibili, “si hablamos de militantes realmente activos políticamente, son decenas, no llegan a los cien”, explicó en 2017 a la AFP Sébastien Louis, sociólogo experto en ultras radicales en Europa.

El peso de la época actual parece borrar de la memoria colectiva que la Lazio se distanció justamente del fascismo, especialmente cuando rechazó participar en la fusión de varios clubes deseada por Mussolini, que propició el nacimiento de la Roma en 1927.

– Amenazas –

Los antifascistas intentan ofrecer otra imagen del club, con el apoyo de hinchas de otros equipos, como en la velada organizada el miércoles en Roma por hinchas del Celtic por el grupo Laziali di Sinistra (Lazial de izquierda) en un centro social de la capital.

“Entre nosotros, hay anarquistas, socialistas, socialdemócratas, liberales y otros a los que no les importa nada. No es la ideología política lo que cuenta, sí ser activamente antifascista”, detalló el responsable de la LAF.

¿Se puede escuchar su voz en el estadio? “Varios grupos están representados en el Olímpico, en diferentes sectores, pero por el momento sin muestras visibles”, admitió, reconociendo que reciben “amenazas continuas”.

“Pero esto muestra que lo que hacemos es útil y provoca problemas. Nos oponemos al proselitismo en el estadio, que es el principal instrumento de apoyo que tienen los partidos neofascistas romanos”, añadió.

Un fenómeno que no termina en Roma, porque según este responsable “la gran mayoría de las curvas italianas están en manos de grupo neofascistas”. Los gritos racistas en Verona el pasado domingo contra Mario Balotelli así lo ilustran.